Vanguardia y desacato | Javier Bátiz